Real Mod World Publi
Publi3-english
Entrevistas

Entrevistas

ALFREDO CALONGE – UNA RICA VIDA INTERIOR por Alberto Valle

Antes de sumergirnos en el genio y figura de Alfredo, permítanme un pequeño exabrupto autobiográfico. Déjenme cerrar por un segundo los ojos, y volver a ser ese chaval de la habitación realmente pequeña que repasa una y otra vez las carpetas de esos discos en busca de detalles, pistas; mapas secretos.

Y que, por el camino, va cimentando un mundo privado, una realidad alternativa, una zona temporalmente autónoma donde la imaginación manda y las canciones dirigen el cotarro y hay rituales.

Y, de fondo, la lluvia que viene desde la calle y “Habitación Realmente Pequeña” que mana desde el tocadiscos.

¿Rituales, he dicho? Allá va uno: pinchar “Cansados y Decaídos” a la vuelta de fiestas, cuando amanece, y todo debería ser confuso y somnoliento pero no; todo es claridad y saber que se anda por un buen camino.

“Mi Muerte También será para Siempre”; también es para siempre. También es una canción con la que he compartido momentos de paseos solitarios por el barrio de la Ribera, poco antes de convertirse en crisol de pijerío y modelnez. ¿Han tenido alguna vez la sensación de estar creciendo, y madurando, junto a una canción? ¿La han tenido?

Alfredo fue miembro de Los Negativos. Sólo eso, ya basta para la canonización de su figura en los altares de la escena Mod y 60s y Pop y del Buen Gusto, patria y no sólo. Y, además, la historia no termina aquí, porque Alfredo ha estado luego al frente de Dr. Love, una banda que estuvo en el momento equivocado, cuando el indie patrio aún no tenía la madurez necesaria para entender lo articulado y hermoso que era aquel discurso.

Y estuvo en Bondage, que se comían con patatas y all-i-oli a la práctica totalidad de britpoperos cejijuntos, patéticas estrellitas del uoc y revienta-estadios del Reino Unido.

Y ahora está en Canary Sect, que son mis colegas y ahí está él, Doctor Honoris Causa en Underground, atesorando historias, viajes… porque, ¡perdón!, se me ha pasado: Es bien cierto que crecí con su música, y amo sus canciones, y sus guitarrazos, y verle sobre las tablas, o en portadas de discos. Pero eso no es gran cosa al lado del inmenso placer que supone haberle conocido, habernos reído juntos. Haber compartido delirantes cenas, y desplazamientos sobre su Lambretta, y algún viaje en furgoneta, con la banda, yendo hacia algún bolo.

En fin. Sin más dilación, y esperando que la entrevista logre dar un idea del intenso good feeling que Alfredo transmite, les dejo en su fantástica -y caleidoscópica- compañía.

Tu acercamiento al mundo subcultural tiene lugar en edad un poco avanzada respecto al estándar normal, ¡empezaste en el mundo mod a los 20 años! ¿Cómo recuerdas la etapa anterior? ¿Qué recuerdas con más afecto?

El primer toque con la cultura juvenil fue A Hard Day’s Night en su emisión en TVE, sin contar que a los 4 años era yo, según dicen, un gran bailarín de Twist!

Ya a los 13 años llevaba una larga melena y una sensación de no estar ubicado en el mundo. Fue cuando protagonicé una huelga de batas rayadas en el colegio de los Salesianos.

Mis amigos de la calle me llevaban un par de años y me adelantaron la música del momento, toda la posible: rock. En todas sus variantes. Aderezado con los mitos de la contracultura.

Fui asiduo a los conciertos de Gay Mercader en el polideportivo de Badalona. En plena transición del “Francisco” yo me movía por un ambiente “cenetero” con lo que participé en alguna “corrida” de Grises. En ese momento también me tragué muchas películas “S”, fui probando las delicias de la farmacopea estudiantil, alternando ligues mensuales y devorando lecturas de ciencia ficción. Una época apasionante, como tiene que ser la de cualquiera entre los 15 y los 20 años, cualquiera que sea el momento histórico en que se vive esa experiencia.

¿Cómo fue tu acercamiento al mundo Mod? ¿A través de quién?

Conocí primero al grupo de Mods del Liceo Francés de Barcelona, en un concierto en Distrito V. luego, en una fiesta, fue Felipe Spada (más tarde en Canguros, Bretones, Fresones Rebeldes…) quien se mostró más receptivo y, al poco de conocerle, enseguida me estaba enseñando el Mods Mayday o las bandas del Revival que se añadieron a los sonidos de los que previamente yo ya me había empapado: Two Tone y los Who pre-Tommy.

Me empecé a mover por aquellas fiestas en que se bailaba más pogo y ska que otra cosa. Quedábamos en el Bar Pabellón y, semana a semana, el grupo se iba haciendo más numeroso. Pasábamos por el local de ensayo de Brighton 64 en la calle Caspe, íbamos al Boira… Por entonces, y a la espera de pagarme una Vespa, yo me movía con un Austin 1100.

Citaré a aquellos que en ese momento más me aportaron, a nivel de conocimientos, amistad y diversión: Los 7 Palmas de Sagrada Familia (Luismi, Lecha, Mario…), José Luis Pérez “Rápido”, Robert Grima, Àlex “Societat Soul” Franquet, Álex Tejero, Monty, Jorge “Sindiente”, Josep Lluís Navarro, Ringo Julián, Fernando Sumber alias “Malaka” y los Telegrama y Brighton 64.

¿Antes de militar en Los Negativos, estuviste en alguna otra banda?

Antes de Los Negativos, estuve de bajista en un grupo de Badalona formado por amigos de pandilla: The Ashen Lines. Empezamos versionaeando a Stones y MC5 y terminamos influenciados por Television, Talking Heads y Blondie. Nuestro cantante, Gabriel, era un auténtico talento, más que por su voz, por cómo escribía. Acabó siendo invitado por “Interview” a Nueva York a conocer a Warhol.

The Ashen Lines hicimos muy pocos conciertos y únicamente dejamos grabada una maqueta.

Entras en Los Negativos casi por casualidad, ejerciendo de fotógrafo, ¿no? Cuéntanos cómo fue.

Conocí a Los Negativos a través de su guitarrista Robert Grima, y mi primer encuentro con ellos como grupo –siendo aún un trío- fue una sesión de fotos promocionales que les hice. Poco después, un nutrido grupo de “Gremlins” mods fuimos a verles a un bolo en Arbúcies (un pueblo del Montseny) en que Ringo hacía uno de sus happenings.

Llegamos antes, y durante la prueba de sonido cogí la guitarra y les toqué un par de temas de la Motown. Al ver que yo sabía juntar una serie de acordes, me propusieron unirme al grupo y reforzar, así, a Robert de manera que éste pudiera hacer solos.

Bueno, a esto cabe añadir de que, en lo fundamental, teníamos todos una misma visión de por dónde iba a ir la cosa: del estilo Jam de urgencia acelerada la cosa tenía que derivar hacia un Beat Psicodélico.

Los Negativos, una banda que casi enseguida dejó de ser Mod (al menos, al uso) y, sin embargo, tuvo un peso enorme en la escena Mod española del momento. ¿Cómo lo explicas? ¿Cuál fue vuestra relación con aquella escena y otras bandas?

 

Los Negativos no era un grupo mod, ni hacía música que pudiera considerarse “mod”, ¿pero qué es la música de los mods en los 80? El Ska, el Soul, y el R&B se mezclaron con una innegable impronta Punk que dio resultados muy poco sixties pero aún así satisfacían a los mods del momento. Telegrama, Kamenbert, Brighton 64, Pánico Speed, Agentes Secretos…. ¿en qué se parecían a Who, Action, Eyes, Easybeats, Creation…?

Volviendo a Los Negativos y a nuestras relaciones con las bandas de nuestro contexto, hubo cierta relación amistosa con Kamenbert de la que salió una fusión llamada Mini & The Coopers. Roberto, además, se ennovió por entonces con Maika.

¿Cuál era la relación de Brighton 64 y Los Negativos? ¿Hubo fans enfrentados, o es una leyenda urbana de esas de barra de bar?

Yo tuve una cordial relación con los Brighton, y era frecuente ir a verlos o quedar con ellos en scooter runs. No me di cuenta de que hubiera fandoms enfrentados, ya que éramos pocas bandas y bien diferenciadas. De Brighton me gusta especialmente sus letras, esos relatos de contradicción y enaltecimiento juvenil.

Una vez dijiste que Un Día Especial y Caballeros y Villanos son las canciones de Los Negativos que menos te gustan. ¿Sigue eso vigente? ¿Cuáles son tus preferidas?

Un día Especial tengo que decir que me ha ganado con el tiempo, Caballeros y Villanos, no. Mis favoritas son Habitación Realmente Pequeña, la versión de la maqueta de Viaje al Norte y Bagdad.

Tras 18º Sábado Amarillo, un disco que pilla a media banda de vacaciones pagadas vestida de caqui, os separáis y emprendéis caminos diferentes. ¿Qué ocurrió?

Lograr sacar un segundo elepé y no poderlo promocionar por culpa de la mili fue una experiencia muy frustrante. De todos modos, es excepcionalmente raro que la vida de una banda se prolongue más allá de un par o tres trabajos, ya que al final te encuentras con un tope de creatividad, unido a la servidumbre de la actualidad.

Dr. Love, de banda de Soul a pura y dura banda de Pop independiente. ¿Qué recuerdas de esa etapa? ¿Quedasteis satisfechos con el disco que llegasteis a editar?

Con Dr. Love me ocurrió algo similar a lo que pasa con Paul Weller y The Style Council: quería romper con todo lo anterior. Empecé a componer al estilo Pop Soul de los 90. Acompañando la voz de Maika (ex Kamenbert), llevábamos saxo, teclista y percusionista.

Así fuimos tocando y evolucionando, y para cuando grabamos el CD ya había pasado el tiempo suficiente como para haber cambiado. Así, el estilo de la banda fue derivando hacia un Pop flowerpoweresco, con una Maika más introspectiva. Me gusta lo que salió de aquello, un buen disco con una excelente producción de Jaime Stinus.

¿Por qué, cuando parecía que Dr. Love estaban despegando, el proyecto se paró?

Al finalizar una gira, con el CD ya en la calle, Maika marchó de la banda y se fue a vivir y estudiar canto a Los Angeles. La banda, sin ella, ya no tenía sentido como tal.

Bondage fue una de las grandes promesas del Pop Barcelonés ¿no pensasteis que llenaríais un hueco que luego nadie acabó de llenar, el de una banda líder del Pop barcelonés de los 90? Cuéntanos tus impresiones y recuerdos de aquella etapa.

Con el guitarrista de Dr. Love, Salvador Rey, y su excelente voz creamos Bondage a los que se unió su hermano, Christian. Con ellos, seguí componiendo Pop sin obsesionarme por la actualidad o por el pasado; sencillamente dejándome llevar y haciendo lo que me saliera. El primer disco es eso: muchas composiciones mías reforzadas por la fuerza guitarrera de los dos hermanos.

En el segundo disco, ya, Salva y Christian me relevaron en muchas composiciones y en el trabajo de producción, y empezaron a gestar los sonidos pirotécnicos que, luego, iban a desarrollar en The Pinkertones, que aún siguen en activo.

Bondage se terminó tras ese segundo álbum.

¿Crees que a Barcelona le sigue faltando un referente Pop claro y completamente independiente? ¿Si no, qué banda(s) crees que cubren ese espectro? ¿Si sí, qué banda(s) crees que son candidatas a cubrir ese hueco?

El trono del Pop barcelonés en la actualidad creo que es de Sidonie. Se manejan bien en los medios, mantienen el tipo, tienen buen directo, son camaleónicos y son invitados a todos los festivales, aunque , pensándolo bien, ya no se puede decir que pertenezcan a la escena indie. Ya no…

Háblanos de tu experiencia en The Canary Sect. ¿Cuándo te incorporas? ¿Cuál es tu grado de implicación en un proyecto tan descaradamente 60s?

No esperaba estar en un grupo largo tiempo. Me había quedado cansado y decaído tras el final de Bondage. Pero mi amigo Manuel Navarro estaba reestructurando The Canary Sect que acababan de grabar su primer álbum, y me pareció una buena gimnasia de mantenimiento unirme a tocar con ellos, sin presión y relajado, limitándome a tocar y a pasarlo bien. Aunque finalmente sí me he visto involucrado con la composición de un par de temas de su segundo álbum, 47 in My Mind, que vio la luz el año pasado de la mano del sello Screamin’ Apple.

En lo personal, tus grandes pasiones (además de perpetrar música hermosa) son viajar, tu Lambretta y tu mítica colección de juguetes 60s. ¿Es correcto el orden de exposición? ¿Qué países recomiendas para viajar? ¿Por qué?

Viajar (solo durante años, últimamente en compañía de Manuel Navarro), es un viejo sueño que no pude llegar a cumplir hasta los cuarenta años. Siempre me apasionó la literatura geográfica, desde Verne y London, hasta Tintín o Corto Maltés, pasando por el National Geographic, así que viajar por el mundo es la realización de un sueño alimentado durante toda mi vida.

La zona que considero más agradecida es el Sudeste Asiático: bueno, bonito y barato; ¡Y seguro! También quiero mencionar Egipto, India y Perú: son lugares de poder que te dejan mucha huella.

En otro orden de cosas: coleccionar juguetes fue una manera de encauzar la ansiedad resultante de la gran tensión que me provocó un hecho desgraciado. En primer lugar, rescaté los de mi infancia, sobre todo los de temática retroespacial. Luego la cosa ya siguió en forma de cacerías del juguete antiguo en mercados y en los Encants.

Y, por último, la Lambretta. Por supuesto, me sigue acompañando, aunque necesita un lifting. De todos modos, tengo que decir que viajar solo con ella por la Meseta me ha proporcionado alguna experiencia Zen superior a la que pueda haber experimentado en cualquier otro lugar del mundo: menos es más.

Por ejemplo, amo ver pasar los campos de trigo, los olivares, el sonido de las chicharras y el de los botijos en las gasolineras, mientras avanzo a una velocidad 70 Km por hora.

Sigues haciendo fotografías como la chulísima serie “Dentro de 100 años, todos calvos” dedicadas a la captura de resquicios de una Barcelona pre-olímpica, verdadera y en lamentable vía de extinción. ¿Podremos disfrutar de la serie los que no tengamos Facebook?

Hacer fotos a rótulos comerciales es un pasatiempo coleccionable y muy barato. La cuestión es estar de frente a la caducidad y obsolescencia de las cosas, para recordarte que el tiempo pasa deprisa. Haciendo esas fotos, pienso en la vida que habito en esos lugares fantasmagóricos. De momento, en Facebook se quedan.

¿Qué le gusta en materia cinéfila, literaria y pequeñopantallesca a Alfredo Calonge? ¿Y musical? ¿Algo más que quieras añadir?

La verdad es que apenas sí leo. En todo caso, algo de esoterismo clásico, de vez en cuando. A nivel de cine me gustan cosas como la Hammer y películas antiguas. Series, lo mismo: años 50, 60 y 70. Y sobre música, pues básicamente escucho música española de los 60 y 70, al margen de lo que pueda escuchar cuando salgo por ahí.

Alberto Valle

Modernista desde la imberberie, connoisseur vinílico, DJ transfronterizo y dandy vehemente con un extenso curriculum vitae que va desde la fundación de emblemáticos night clubs (el Boiler, el Le Clean Cut o el milanés Apéritif à la Mod) a actividades literario-periodísticas de distinta índole (el prolífico modzine barcelonés “Elite”, el indispensable -y bello- ensayo “Alcuni Animali Danzanti” o sus colaboraciones para la revista Ruta 66).

Contenidos Relacionados

8 Comentarios

  1. Comentario de: Roberto Valls | 14-5-2014

    Un orgullo de Barcelona, Alfredo y los Negativos. Mi más sentido pésame para su familia. Hoy se va una verdadera referencia musical, el mundo de la música pierde a una persona, un músico que militó en unos sonidos desde el corazón, sin esperar fama ni dinero, de aquí su valía incuestionable. Vivirá siempre conmigo cada vez que escuche su música, estoy muy abatido. Ànims a la resta de la banda.

  2. Comentario de: Patricia | 18-5-2014

    RIP Alfredo Calonge. Despues de hablar contigo casi a diario durante los 5 ultimos años, se me va a hacer muy dificil... Buen viaje, amigo

  3. Comentario de: JOsep Barbarà | 22-5-2014

    Aldredo fue siempre mi referente y más siendo de Badalona como yo. Con él me encontraba dentro y fuera del pop, lo conocí en los inicios de los Negativos y siempre he sido y seré fan suyo. Nos encontrábamos por las calles y siempre me comentaba acerca del retorno del GRUPO, como les iba con Dr. Love, con Bondage o con los Canary Sect. Siempre lleno de alegria y entusiasmo, tal vez nos ha dejado en un momento dulce para él con un disco recién terminado que, seguro, era su alegría y orgullo. DESCANSE EN PAZ.

Deja tu comentario

Time For Action 2014
Libro1
Libro2
Real Mod World Publi
Publi3-english
Latest News
Ultimas Noticias
Links:casque beatsabercrombie parislouboutin pas cherlouboutin soldeslouboutin hommelouboutin soldesRalph Lauren Pas Chercanada goose pas cherlongchamp pas cherlouboutin pas cherlouboutin femmelouboutin pas cherlouboutin homme